La historia

Nea Moni, Quíos

Nea Moni, Quíos



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Nea Moni de Chios

Nea Moni es un monasterio del siglo XI en la isla de Chios que ha sido reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se encuentra en el monte Provateio Oros en el interior de la isla, a unos 15 km de la ciudad de Chios. Es bien conocido por sus mosaicos, que, junto con los de Daphni y Hosios Loukas, se encuentran entre los mejores ejemplos del arte del "Renacimiento macedonio" en Grecia.

Historia

El monasterio fue construido a mediados del siglo XI por el emperador bizantino Constantino IX Monomachos y su esposa, la emperatriz Zoe. Según la tradición, está construido en el lugar donde tres monjes, Nikitas, Ioannes e Iosif, encontraron milagrosamente un icono de la Virgen María, colgado de una rama de mirto. En ese momento, Constantino fue exiliado en la cercana Lesbos, y los monjes lo visitaron y le contaron una visión según la cual eventualmente se convertiría en emperador. Constantino prometió construir una iglesia si esto sucedía. De hecho, en 1042, Constantino se convirtió en emperador y, en agradecimiento, comenzó a construir el monasterio, dedicado a la Theotokos. La iglesia principal (el katholikon) se inauguró en 1049 y el complejo se terminó en 1055, después de la muerte de Constantino.

El monasterio fue inicialmente dotado de privilegios: en un chrysobull de julio de 1049, Constantino Monomachos otorgó al monasterio el impuesto sobre la cabeza de todos los judíos de la isla de Chios, y separó al monasterio de cualquier jerarquía eclesiástica o secular superior. Como resultado de concesiones de tierras, exenciones de impuestos y otros privilegios otorgados por emperadores sucesivos, el monasterio prosperó durante el período bizantino. A lo largo de los siglos, el monasterio acumuló riquezas sustanciales y se convirtió en uno de los monasterios más ricos del Egeo. En su apogeo, alrededor de 1300, sus propiedades cubrían un tercio de Quíos y se estima que hasta 800 monjes le pertenecían. La posterior dominación genovesa redujo su riqueza, pero el monasterio volvió a prosperar durante la era otomana, cuando estuvo sujeto directamente al Patriarca de Constantinopla y gozó de una autonomía considerable. El viajero de finales del siglo XVI, Samuel Purchas, cuenta que tenía 200 monjes y que "solo en toda Grecia tenían derecho a usar campanas". Durante el siglo XVII, el número de monjes disminuyó aún más, pero se recuperó en el siglo siguiente. El Patriarca de Jerusalén, Chrysanthos Notaras, y el sacerdote francés Fourmont, que visitaron el monasterio en 1725 y 1729 respectivamente, comentaron sobre la gran cantidad de monjes, la cantidad de reliquias conservadas y la belleza de la iglesia y su decoración.

El declive del monasterio comenzó solo después de la destrucción de Quíos por los otomanos en 1822, durante la Guerra de Independencia griega. El monasterio fue saqueado y saqueado, y nunca recuperó su antigua gloria. En 1881, un terremoto agregó más daños a la iglesia principal, lo que provocó el colapso de su cúpula, mientras que varios otros edificios, como el campanario de 1512, fueron destruidos. En 1952, debido a la escasez de monjes, Nea Moni se convirtió en convento. Según el censo de 2001, solo lo habitan tres monjas.


Nea Moni, Chios - Historia

El monasterio de Nea Moni fue construido en el siglo XI (entre 1042 y 1056) y estaba dedicado a la Asunción de la Virgen María. Cubre un área de aproximadamente 17,000 m2 y está ubicado en la región central de la isla de Chios. Los edificios que componen el Monasterio de Nea Moni incluyen la iglesia principal (catholicon), dos iglesias más pequeñas, una mesa llamada "trapeza", que era el comedor de los monjes, las habitaciones de los monjes (kelia) y los tanques subterráneos (kinsternes) que se construyeron para recoger agua. En la esquina noroeste del Monasterio se levanta una fuerte torre defensiva. Un alto muro de piedra rodea el conjunto del Monasterio.

Según la tradición monástica, el emperador Constantine Monomachos fundó el Monasterio para compensar a tres monjes de Chian por predecir que su destierro a Lesbos era temporal y que eventualmente regresaría al trono. Los tres monjes descubrieron el icono milagroso de la Virgen María colgado de una rama de mirto en la ubicación actual del Monasterio. Aquí fue donde originalmente construyeron la pequeña iglesia con algunos cuartos. El emperador Constantino Monomachos proporcionó al monasterio propiedades e ingresos, una práctica poco común para el sistema financiero bizantino.

El monasterio de Nea Moni se convirtió en uno de los monasterios más ricos y conocidos del Egeo. Esta prosperidad continuó hasta que los turcos ocuparon la isla en 1822 y saquearon el Monasterio, en adelante el comienzo de su declive financiero. La iglesia principal o catholicon se encuentra en el punto central del Monasterio. Se compone de una iglesia principal, el esonarthex y el exonarthex. La arquitectura del templo principal es del conocido tipo octogonal de “isla”. Los únicos ejemplos de esta arquitectura que existen en la actualidad se encuentran en Chios y Chipre. Los otros edificios contenidos dentro de los límites de los muros de piedra incluyen: El Templo de la Santa Cruz: un pequeño templo construido al costado de la puerta de entrada, que almacena los restos de los mártires y combatientes de la Masacre de Chios.

Otros edificios en las paredes del monasterio incluyen:

  • El Templo de Agios Panteleimonas: un pequeño templo en el lado derecho de la carretera que conduce a la Torre. Está fechado alrededor de 1889.
  • El Museo: la exposición de las reliquias del Monasterio se abrió al público en 1992.


Los famosos mosaicos de Nea Moni

Los mosaicos del Monasterio de Nea Moni datan del siglo XI y forman parte de la dote del Monasterio. Hoy en día, es una de las tres colecciones restantes que quedan en Grecia de mediados del período bizantino y se mantiene en relativamente buenas condiciones. Las características clave de la técnica utilizada para crear estos mosaicos pertenecen a las expresiones dramáticas y la sencillez monástica en su totalidad.

El fondo dorado ocupa una gran parte de los dibujos de la superficie y, a medida que la luz se refleja en él, realza la trascendencia de las representaciones y formas como si se movieran en un mundo superior y espiritual. Su exquisita calidad, sumada al hecho de que forman parte de la obra de artistas directamente relacionados con los talleres imperiales de Constantinopla, los sitúan entre las creaciones más significativas del arte bizantino.

El monasterio está incluido en los monumentos protegidos por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.


Historia

El monasterio fue fundado a mediados del siglo XI, con una donación del emperador Constantino IX Monomachos y su esposa, Zoe. Durante muchos siglos fue el centro religioso más importante de Quíos, pero fue destruido repetidamente en el siglo XIX. Fue saqueada por los turcos en 1822 y severamente dañada por un terremoto en 1881, que provocó el derrumbe de la cúpula, el campanario, el ábside del santuario del catolicón, así como la destrucción de numerosos mosaicos. En los tiempos modernos, se han realizado muchos esfuerzos para la restauración del monumento y la preservación de los mosaicos en el catholicon.

En 1857, el abad del monasterio Gregorios Photeinos llevó a cabo un extenso trabajo de restauración en el catolicon, y modificó por completo su aspecto exterior. La cúpula de la iglesia, que se había derrumbado en el terremoto de 1881, fue reconstruida en 1900. En la década de 1960 se restauraron los mosaicos y desde entonces se ha ido realizando una restauración de vez en cuando en varios edificios del conjunto monástico.


Contenido

La isla de Quíos tiene forma de media luna o riñón, 50 km (31 millas) de largo de norte a sur y 29 km (18 millas) en su parte más ancha, cubriendo un área de 842,289 km 2 (325,210 millas cuadradas). [2] El terreno es montañoso y árido, con una cadena montañosa a lo largo de la isla. Las dos más grandes de estas montañas, Pelineon (1.297 m (4.255 pies)) y Epos (1.188 m (3.898 pies)), están situadas en el norte de la isla. El centro de la isla está dividido entre el este y el oeste por una serie de picos más pequeños, conocidos como Provatas.

Regiones Editar

Quíos se puede dividir en cinco regiones:

Costa este Editar

A mitad de camino de la costa este se encuentran los principales centros de población, la ciudad principal de Chios y las regiones de Vrontados y Kambos. La ciudad de Quíos, con una población de 32.400 habitantes, está construida alrededor del puerto principal de la isla y el castillo medieval. El castillo actual, con un perímetro de 1.400 m (4.600 pies), fue construido principalmente durante la época del dominio veneciano y otomano, aunque se han encontrado restos que datan de asentamientos que se remontan al año 2000 a. C. La ciudad fue sustancialmente dañada por un terremoto en 1881 y solo conserva parcialmente su carácter original.

Al norte de la ciudad de Quíos se encuentra el gran suburbio de Vrontados (población 4.500), que dice ser el lugar de nacimiento de Homero. [3] El suburbio se encuentra en el municipio de Omiroupoli, y su conexión con el poeta está respaldada por un sitio arqueológico conocido tradicionalmente como "Roca del Maestro". [4]

Región sur (Mastichochória) Editar

En la región sur de la isla se encuentran Mastichochoria [5] (literalmente "Pueblos de masilla"), los siete pueblos de Mesta (Μεστά), Pyrgi (Πυργί), Olympi (Ολύμποι), Kalamoti (Καλαμωτń), Vessa (Βέσσα), Lithi (Λιθί) y Elata (Ελάτα), que juntas han controlado la producción de goma de masilla en la zona desde la época romana. Los pueblos, construidos entre los siglos XIV y XVI, tienen un diseño cuidadosamente diseñado con puertas fortificadas y calles estrechas para protegerse de las frecuentes incursiones de piratas merodeadores. [ cita necesaria ] Entre la ciudad de Quíos y Mastichochoria se encuentran una gran cantidad de pueblos históricos, incluidos Armolia (Αρμόλια), Myrmighi (Μυρμήγκι) y Kalimassia (Καλλιμασιά). [ cita necesaria ] A lo largo de la costa este se encuentran los pueblos pesqueros de Kataraktis (Καταρράκτης) y al sur, Nenita (Νένητα).

Interior Editar

Directamente en el centro de la isla, entre los pueblos de Avgonyma al oeste y Karyes al este, se encuentra el monasterio de Nea Moni del siglo XI, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El monasterio fue construido con fondos donados por el emperador bizantino Constantino IX, después de que tres monjes, que vivían en cuevas cercanas, le hubieran pedido mientras estaba exiliado en la isla de Lesbos. El monasterio tenía propiedades sustanciales adjuntas, con una comunidad próspera hasta la masacre de 1822. Fue dañado aún más durante el terremoto de 1881. [6] En 1952, debido a la escasez de monjes, Nea Moni se convirtió en un convento.

Clima Editar

El clima de la isla es cálido y moderado, categorizado como Templado, Mediterráneo (Csa), con modesta variación debido al efecto estabilizador del mar circundante. Las temperaturas promedio normalmente oscilan entre un máximo de verano de 30 ° C (86 ° F) y un mínimo de invierno de 7 ° C (45 ° F) en enero, aunque a veces las temperaturas de más de 40 ° C (104 ° F) o por debajo del punto de congelación pueden ser encontrado.

La isla normalmente experimenta brisas constantes (promedio de 3-5 m / s (6.7-11.2 mph)) durante todo el año, con dirección del viento predominantemente norte (viento "Etesiano", llamado localmente "Meltemi") o suroeste (Sirocco).

Datos climáticos de la ciudad de Quíos (23m)
Mes ene feb mar abr Mayo jun jul ago sep oct nov dic Año
Promedio alto ° C (° F) 12.8
(55.0)
13
(55)
17.3
(63.1)
19.4
(66.9)
24.5
(76.1)
29.4
(84.9)
32
(90)
32.4
(90.3)
28.6
(83.5)
24.4
(75.9)
19.6
(67.3)
16.1
(61.0)
22.5
(72.4)
Promedio bajo ° C (° F) 7.2
(45.0)
8
(46)
10
(50)
11.8
(53.2)
15.5
(59.9)
20.9
(69.6)
23.3
(73.9)
24
(75)
20.5
(68.9)
16.6
(61.9)
13.4
(56.1)
10.7
(51.3)
15.2
(59.2)
Precipitación media mm (pulgadas) 139.6
(5.50)
94.4
(3.72)
41.8
(1.65)
61.2
(2.41)
27.6
(1.09)
10.9
(0.43)
0.1
(0.00)
0
(0)
3.6
(0.14)
23.2
(0.91)
88.2
(3.47)
178
(7.0)
668.6
(26.32)
Fuente: http://penteli.meteo.gr/stations/chios/ (promedios 2019-2020)

Geología Editar

La Cuenca de Quíos es una subunidad hidrográfica del Mar Egeo adyacente a la isla de Quíos. [7]

Etimología Editar

El antiguo escritor Pausanias nos dice que el poeta Ion de Chios creía que la isla recibió su nombre de Quíos, el hijo de Poseidón por una ninfa de la isla, que nació en medio de una nevada (griego antiguo χιών chiōn "nieve"). [8] Conocido como Ophioússa (Οφιούσσα, "isla de las serpientes") y Pityoussa (Πιτυούσσα, "isla de los pinos") en la antigüedad, durante la Baja Edad Media, la isla estaba gobernada por una serie de potencias no griegas y era conocida como Scio (Genovés), Chio (Italiano) y Sakız (صاقيز: turco otomano). La capital durante ese tiempo fue Kastron (Κάστρον, "castillo").

Período prehistórico Editar

La investigación arqueológica en Chios ha encontrado evidencia de una habitación que se remonta al menos a la era neolítica. Los principales sitios de investigación para este período han sido las viviendas cueva en Hagio (n) Galas en el norte y un asentamiento y la necrópolis que lo acompaña en la actual Emporeio en el extremo sur de la isla. Los académicos carecen de información sobre este período. Por lo tanto, el tamaño y la duración de estos asentamientos no están bien establecidos.

La Escuela Británica de Atenas, bajo la dirección de Sinclair Hood, excavó el sitio de Emporeio en 1952-1955, y la mayor parte de la información actual proviene de estas excavaciones. [9] El Servicio Arqueológico Griego también ha estado excavando periódicamente en Quíos desde 1970, aunque gran parte de su trabajo en la isla permanece inédito.

La notable uniformidad en el tamaño de las casas en Emporeio lleva a algunos estudiosos a creer que puede haber poca distinción social durante la era neolítica en la isla. Al parecer, todos los habitantes se beneficiaron de la agricultura y la ganadería. [10]

Los estudiosos también sostienen ampliamente que la isla no fue ocupada por humanos durante la Edad del Bronce Medio (2300-1600), aunque los investigadores han sugerido recientemente que la falta de evidencia de este período solo puede demostrar la falta de excavaciones en Quíos y el norte del Egeo. [11]

Al menos en el siglo XI a.C., la isla estaba gobernada por una monarquía, y la transición posterior a un gobierno aristocrático (o posiblemente tiránico) se produjo en algún momento durante los siguientes cuatro siglos. Las excavaciones futuras pueden revelar más información sobre este período. [12] La presencia eubea y chipriota del siglo IX en la isla está atestiguada por la cerámica, mientras que se observa una presencia fenicia en Erythrae, el competidor tradicional de Quíos en el continente. [13]

Períodos arcaicos y clásicos Editar

Pherecydes, nativo del Egeo, escribió que la isla estaba ocupada por los Leleges, [14] pre-griegos que, según se informó, fueron sometidos a los minoicos en Creta. [15] Finalmente fueron expulsados ​​por invasores jonios.

Quíos fue uno de los doce estados miembros originales de la Liga Jónica. Como resultado, Quíos, a finales del siglo VII aC, [16] fue una de las primeras ciudades en acuñar o acuñar monedas, estableciendo la esfinge como su símbolo. Mantuvo esta tradición durante casi 900 años.

En el siglo VI a. C., el gobierno de Quíos adoptó una constitución similar a la desarrollada por Solón en Atenas [17] y luego desarrolló elementos democráticos con una asamblea de votantes y magistrados populares llamados damarchoi. [18]

En 546 a. C., Quíos fue sometida al Imperio Persa. [18] Quíos se unió a la revuelta jónica contra los persas en 499 a. C. El poder naval de Quíos durante este período se demuestra por el hecho de que los chinos tenían la flota más grande (100 barcos) de todos los jonios en la batalla de Lade en 494 a. C. En Lade, la flota de Chian continuó luchando tenazmente contra la flota persa incluso después de la deserción de Samians y otros, pero los Chians finalmente se vieron obligados a retirarse y nuevamente fueron sometidos a la dominación persa. [19]

La derrota de Persia en la batalla de Mycale en 479 a. C. significó la liberación de Quíos del dominio persa. Cuando los atenienses formaron la Liga de Delos, Quíos se unió como uno de los pocos miembros que no tuvo que pagar tributo pero que suministró barcos a la alianza. [20]

Para los siglos V al IV a. C., la isla había crecido a una población estimada de más de 120.000 (dos o tres veces la población estimada en 2005), según la enorme necrópolis de la ciudad principal de Chios. Se cree que la mayoría de la población vivía en esa zona. [21]

En 412 a. C., durante la guerra del Peloponeso, Quíos se rebeló contra Atenas y los atenienses la sitiaron. El alivio solo llegó el año siguiente cuando los espartanos pudieron levantar el asedio. En el siglo IV a. C., Quíos era miembro de la Segunda Liga Ateniense, pero se rebeló contra Atenas durante la Guerra Social (357–355 a. C.), y Quíos volvió a independizarse hasta el surgimiento de Macedonia.

Período helenístico Editar

Teopompo regresó a Quíos con los otros exiliados en 333 a. C. después de que Alejandro invadiera Asia Menor y decretara su regreso, [22] así como el exilio o juicio de los partidarios persas en la isla. Teopompo fue exiliado de nuevo en algún momento después de la muerte de Alejandro y se refugió en Egipto. [23]

Durante este período, la isla también se había convertido en el mayor exportador de vino griego, que se destacaba por ser de calidad relativamente alta (ver "vino de Chian"). Las ánforas de Chian, con un emblema característico de la esfinge y racimos de uvas, se han encontrado en casi todos los países con los que comerciaban los antiguos griegos. Estos países incluían la Galia, el Alto Egipto y el sur de Rusia. [24]

Período romano Editar

Durante la Tercera Guerra de Macedonia, Eumenes II envió a su hermano Atalo treinta y cinco barcos aliados a Roma, que transportaban alrededor de 1.000 tropas gálatas, así como varios caballos.

Partiendo de Elaea, se dirigieron al puerto de Phanae, planeando desembarcar desde allí a Macedonia. Sin embargo, el comandante naval de Perseo, Antenor, interceptó la flota entre Erythrae (en la costa occidental de Turquía) y Quíos.

Según Livy, [25] Antenor los tomó completamente desprevenidos. Los oficiales de Eumenes al principio pensaron que la flota que los interceptaba eran romanos amistosos, pero se dispersaron al darse cuenta de que estaban enfrentando un ataque de su enemigo macedonio, algunos eligieron abandonar el barco y nadar hacia Erythrae. Otros, estrellando sus barcos contra tierra en Quíos, huyeron hacia la ciudad.

Sin embargo, los chinos cerraron sus puertas, sorprendidos por la calamidad. Y los macedonios, que habían atracado más cerca de la ciudad de todos modos, cortaron al resto de la flota fuera de las puertas de la ciudad y en el camino que conducía a la ciudad. De los 1.000 hombres, 800 murieron y 200 fueron hechos prisioneros ».

Después de la conquista romana, Quíos pasó a formar parte de la provincia de Asia.

Plinio comenta sobre el uso que hacen los isleños del mármol abigarrado en sus edificios, y su aprecio por esa piedra por encima de los murales u otras formas de decoración artificial. [26]

Según los Hechos de los Apóstoles, Lucas el evangelista, Pablo el apóstol y sus compañeros pasaron por Chios durante el tercer viaje misionero de Pablo, en un pasaje de Lesbos a Samos. [27]

Período bizantino Editar

Después de la división permanente del Imperio Romano en 395 d.C., Quíos fue durante seis siglos parte del Imperio Bizantino. Esto llegó a su fin cuando Tzachas, un bey turco de la región de Esmirna durante la primera expansión de los turcos a la costa del Egeo, ocupó la isla brevemente (1090–97). [28] Sin embargo, los turcos fueron expulsados ​​de la costa egea por los bizantinos con la ayuda de la Primera Cruzada, y la isla fue restaurada al dominio bizantino por el almirante Constantine Dalassenos.

Esta relativa estabilidad terminó con el saqueo de Constantinopla por la Cuarta Cruzada (1204) y durante la agitación del siglo XIII la propiedad de la isla se vio constantemente afectada por las luchas regionales por el poder. Después de la Cuarta Cruzada, el imperio bizantino fue dividido por los emperadores latinos de Constantinopla, y Chios se convirtió nominalmente en posesión de la República de Venecia. Sin embargo, las derrotas del imperio latino hicieron que la isla volviera al dominio bizantino en 1225.

Período genovés (1304-1566) Editar

Los gobernantes bizantinos tenían poca influencia y, a través del Tratado de Nymphaeum, la autoridad fue cedida a la República de Génova (1261). [29] En ese momento, la isla fue atacada con frecuencia por piratas, y en 1302-1303 fue un objetivo para las flotas turcas renovadas. Para evitar la expansión turca, la isla fue reconquistada y mantenida como concesión renovable, a instancias del emperador bizantino Andrónico II Paleólogo, por el genovés Benedetto I Zaccaria (1304), entonces almirante de Felipe de Francia. Zaccaria se instaló como gobernante de la isla, fundando el efímero señorío de Quíos. Su gobierno fue benigno y el control efectivo permaneció en manos de los terratenientes griegos locales. Benedetto Zacharia fue seguido por su hijo Paleologo y luego por sus nietos o sobrinos Benedetto II y Martino. Intentaron volver la isla hacia los poderes latinos y papales, y alejarla de la influencia bizantina predominante. Los lugareños, todavía leales al Imperio Bizantino, respondieron a una carta del emperador y, a pesar de un ejército permanente de mil infantes, cien jinetes y dos galeras, expulsaron a la familia Zacharia de la isla (1329) y disolvieron el feudo. [30]

El gobierno local fue breve. En 1346, una empresa autorizada o Maona (los "Maona di Chio e di Focea") se estableció en Génova para reconquistar y explotar Quíos y la ciudad vecina de Focea en Asia Menor. Aunque los isleños rechazaron firmemente una oferta inicial de protección, la isla fue invadida por una flota genovesa, dirigida por Simone Vignoso, y el castillo Nuevamente el gobierno se transfirió pacíficamente, ya que el 12 de septiembre se rindió el castillo y se firmó un tratado sin pérdida de privilegios para los terratenientes locales mientras se aceptara la nueva autoridad.La Maona estaba controlada por la familia Giustiniani.

Los genoveses, interesados ​​en el beneficio más que en la conquista, controlaban los puestos comerciales y los almacenes, en particular el comercio de masilla, alumbre, sal y brea. Otros oficios como cereales, aceite de vino y telas y la mayoría de las profesiones se realizaban conjuntamente con los lugareños. Después de un levantamiento fallido en 1347, y siendo superados en número (menos del 10% de la población en 1395), los latinos mantuvieron un control leve sobre la población local, permaneciendo en gran parte en la ciudad y permitiendo la libertad religiosa total. De esta forma la isla permaneció bajo control genovés durante dos siglos. En 1566, cuando Génova perdió Quíos ante el Imperio Otomano, había 12.000 griegos y 2.500 genoveses (o el 17% de la población total) en la isla. [31]

Período otomano: prosperidad económica y la Gran Destrucción Editar

En 1566, el almirante otomano Piali Pasha capturó Quíos.

Durante el dominio otomano, el gobierno y la recaudación de impuestos volvieron a estar en manos de los griegos y la guarnición turca era pequeña y discreta. [32]

Además de la afluencia de latinos y turcos, los documentos registran una pequeña población judía desde al menos 1049 d.C. [33] Los judíos originales griegos (romaniote), que se cree que fueron traídos por los romanos, se unieron más tarde a los judíos sefardíes recibidos por los otomanos durante las expulsiones ibéricas del siglo XV.

El pilar de la famosa riqueza de la isla era el cultivo de lentisco. Quíos pudo hacer una contribución sustancial al tesoro imperial y, al mismo tiempo, mantuvo solo un nivel leve de impuestos. El gobierno otomano la consideraba una de las provincias más valiosas del Imperio. [34]

Cuando estalló la Guerra de Independencia griega, los líderes de la isla se mostraron reacios a unirse a los revolucionarios por temor a perder su seguridad y prosperidad. Sin embargo, en marzo de 1822, varios cientos de griegos armados de la vecina isla de Samos desembarcaron en Quíos. Proclamaron la revolución y lanzaron ataques contra los turcos, momento en el que los isleños decidieron unirse a la lucha.

En consecuencia, los otomanos desembarcaron una gran fuerza en la isla y sofocaron la rebelión. La masacre otomana de Quíos expulsó, mató o esclavizó a miles de habitantes de la isla. [35]

Acabó con pueblos enteros y afectó la zona de Mastichochoria, los pueblos de cultivo de masilla en el sur de la isla. También provocó una reacción pública negativa en Europa occidental, como lo describe Eugène Delacroix, y en los escritos de Lord Byron y Victor Hugo. Finalmente, Quíos no se incluyó en el estado griego moderno y permaneció bajo el dominio otomano.

En 1881, un terremoto, estimado en 6.5 en la escala de magnitud de momento, dañó una gran parte de los edificios de la isla y provocó una gran pérdida de vidas. Los informes de la época hablaban de entre 5.500 y 10.000 muertes. [36]

Sorprendentemente, a pesar de la terrible devastación, a finales del siglo XIX, Quíos emergió como la patria de la industria naviera griega moderna. A título indicativo, mientras que en 1764, Quíos tenía 6 barcos con 90 marineros registrados, en 1875 había 104 barcos con más de 60.000 toneladas registradas, y en 1889 se registraron 440 veleros de varios tipos con 3.050 marineros. El desarrollo dinámico del transporte marítimo de Chian en el siglo XIX queda atestiguado por los diversos servicios relacionados con el transporte marítimo que estuvieron presentes en la isla durante este tiempo, como la creación de las compañías de seguros marítimos. Chiaki Thalassoploia (Χιακή Θαλασσοπλοΐα), Dyo Adelfai (Δυο Αδελφαί), Omonoia (Ομόνοια) y el banco de envío Archangelos (Αρχάγγελος) (1863). El auge del transporte marítimo de Chian se produjo con la transición exitosa de los veleros a los de vapor. Con este fin, los armadores de Chian fueron apoyados por los fuertes diáspora presencia de comerciantes y banqueros de Chian, y las conexiones que habían desarrollado con los centros financieros de la época (Estambul, Londres), el establecimiento en Londres de empresarios navieros, la creación de academias navieras en Chios y la experiencia del personal chian a bordo. [37]

En Grecia independiente Editar

Quíos se unió al resto de la Grecia independiente después de la Primera Guerra de los Balcanes (1912). La Armada griega liberó Chios en noviembre de 1912 en una operación anfibia breve pero reñida. El Imperio Otomano reconoció la anexión de Quíos y las otras islas del Egeo por Grecia por el Tratado de Londres (1913).

Aunque Grecia era oficialmente neutral, la isla fue ocupada por los británicos durante la Primera Guerra Mundial. Desembarcaron el 17 de febrero de 1916. Esto puede deberse a la proximidad de la isla al Imperio Otomano y la ciudad de Esmirna en particular. [38]

También se vio afectado por el intercambio de población después de la guerra greco-turca de 1919-1922, con los refugiados griegos que llegaban instalándose en Kastro (anteriormente un barrio turco) y en nuevos asentamientos construidos apresuradamente al sur de la ciudad de Chios.

La isla vio algo de violencia local durante la Guerra Civil griega, enfrentando a un vecino contra otro. Esto terminó cuando la última banda de combatientes comunistas fue atrapada y asesinada en los huertos de Kampos y sus cuerpos conducidos por la ciudad principal en la parte trasera de un camión. En marzo de 1948, la isla fue utilizada como campo de internamiento para mujeres detenidas políticas (comunistas o familiares de guerrilleros) y sus hijos, quienes estaban alojados en cuarteles militares cerca de la ciudad de Chios. Hasta 1300 mujeres y 50 niños fueron alojados en condiciones de hacinamiento y degradantes, hasta marzo de 1949, cuando se cerró el campo y los habitantes se trasladaron a Trikeri. [39]

La producción de lentisco se vio amenazada por el incendio forestal de Chios que arrasó la mitad sur de la isla en agosto de 2012 y destruyó algunas arboledas de lentisco.

Para 2015, Quíos se había convertido en un punto de tránsito para los refugiados y solicitantes de asilo que ingresaban a la UE desde Turquía. Se formó un centro de recepción e identificación en VIAL cerca del pueblo de Chalkeio, sin embargo, en 2021 el gobierno griego anunció que se construirá un nuevo centro de recepción cerrado en un lugar más aislado en Akra Pachy cerca del pueblo de Pantoukios. [40]

Según el censo de 2011, Quíos tiene una población residente permanente de 52.674. [41]


Nea Moni

Ver todas las fotos

Según la leyenda, tres monjes encontraron milagrosamente un icono de la Virgen María colgado de una rama de mirto en la isla de Quíos. los Nea Moni, o Nuevo Monasterio, se encuentra ahora en el sitio de este descubrimiento, y contiene obras de arte centenarias y un osario lleno de huesos de la mayor tragedia de la zona.

Según la historia fundacional de la institución, esos tres monjes visitaron Constantino IX y luego se exiliaron en la cercana isla de Lesbos. Contando la historia del icono y una visión de que se convertiría en emperador, Constantino prometió a los monjes que si ascendía al trono, construiría un monasterio en el lugar del milagro. Cuando Constantino IX se convirtió en emperador del Imperio Bizantino en 1042, cumplió su promesa.

Al principio, el monasterio ganó una riqueza considerable y fue uno de los más ricos del Egeo. Hogar de cientos de monjes en su apogeo, el monasterio era conocido por sus colecciones de artefactos religiosos y hermosas decoraciones.

Pero en 1822, los otomanos atacaron la isla durante la Guerra de Independencia griega. Durante la destrucción de Quíos, también conocida como la Masacre de Quíos, los otomanos mataron a decenas de miles de griegos, incluidos los que se habían apresurado a ir a Nea Moni en busca de refugio. Los otomanos irrumpieron en el monasterio, mataron a muchos y provocaron incendios que quemaron vivas a las víctimas.

El monasterio ha sido restaurado, pero nunca a su tamaño y gloria completos. Convertida en convento en 1952, Nea Moni incluyó un total de tres monjas como residentes en un censo de 2001. Nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, las hermosas características del sitio, representativas de la "segunda edad de oro del arte bizantino", se equilibran con una visita al osario, que contiene los cráneos y huesos de las víctimas que murieron durante el ataque otomano, algunos de los cuales muestran evidencia de heridas de espada.


Mosaicos y microcosmos: los monasterios de Hosios Loukas, Nea Moni y Daphni

La ciudad de Constantinopla, capital del Imperio Romano de Oriente (Bizantino) desde su fundación por Constantino en 330 E.C., se vio sacudida por la Controversia Iconoclasta de los siglos VIII y IX. Emperadores, obispos y muchos otros debatieron si las imágenes o "iconos" de Dios y los santos eran santos o heréticos. Los partidarios de las imágenes triunfaron en 843. Poco después, se construyó una nueva iglesia en el gran palacio imperial de Constantinopla y se adornó con ricos mosaicos íconos. La iglesia estaba dedicada a la Virgen de la Pharos, nombrado con la palabra griega para un faro, ya que había un faro cerca. Alrededor de 864, el patriarca Fotio de Constantinopla, el clérigo de más alto rango del imperio, se entusiasmó con la iglesia de Pharos y sus mosaicos relucientes: & # 8220 Es como si uno hubiera entrado en el cielo mismo. . . y fue iluminado por la belleza en todas las formas brillando alrededor como tantas estrellas, por lo que uno está completamente asombrado. & # 8221 Photios describe cómo su gira para ver la iglesia produjo la impresión de que la iglesia misma se estaba moviendo:

Parece que todo está en movimiento extático, y la iglesia misma está dando vueltas. Porque el espectador, a través de su giro en todas direcciones y su constante movimiento, que se ve obligado a experimentar por el espectáculo abigarrado por todos lados, imagina que su condición personal se traslada al objeto. Fotios de Constantinopla, Homilía 10

Photios nos ofrece una impresión tentadora de la iglesia de Pharos y una idea de cómo los bizantinos veían los mosaicos durante este período.

Mapa con Constantinopla y los monasterios de Hosios Loukas, Nea Moni y Daphni (mapa © Google)

Vista de la naos, katholikon, siglo XI, Hosios Loukas, Beocia (foto: Evan Freeman, CC BY-SA 4.0)

Mosaicos bizantinos medios

Si bien la iglesia de Pharos se ha perdido, tres iglesias de alrededor del siglo XI conservan gran parte de sus programas de mosaicos originales, que probablemente se inspiraron en iglesias como la iglesia de Pharos en la capital. Estos tres monumentos, Hosios Loukas, Nea Moni y Daphni, señalan tendencias comunes en los mosaicos bizantinos medios, al tiempo que demuestran la flexibilidad de la decoración de la iglesia durante este período.

Los mosaicos son patrones o imágenes hechas de teselas: small pieces of stone, glass, or other materials. They commonly adorned floors in antiquity but became popular decoration for church walls and ceilings in Byzantium, especially among wealthy patrons such as emperors.

In the Middle Byzantine period (c. 843–1204), domed, centrally planned churches became more popular than the long, hall-like basilicas of previous centuries. While basilicas created a strong horizontal axis between the entrance on one end and the altar at the other, domed churches added a vertical axis that prompted viewers to look upward. New decorative programs developed in tandem with this architectural trend, covering walls and domes with mosaics and frescos of holy figures in complex, new configurations. The lower portions of churches were often decorated with marble revetment (thin panels of marble, often beautifully colored).

Church as microcosm

Byzantine texts interpreted the domed church as a microcosm—a three-dimensional image of the cosmos—associating the sparkling gold vaults above with the heavens, and the colored marbles below with the earth. Within this framework, images often seem to be arranged hierarchically: with a heavenly Christ reigning above, events from sacred history unfolding below, and portraits of saints surrounding the worshippers in the lowest registers. Many of these images took on additional meanings as church services unfolded.

Left: “spatial icon” of the Presentation of Christ in the Temple at Hosios Loukas (photo: Evan Freeman, CC BY-SA 4.0) right: Masaccio’s Holy Trinity fresco at Santa Maria Novella (photo: Steven Zucker, CC BY-NC-SA 2.0)

Spatial icons

The mosaicists who decorated these churches made no effort to create illusionistic backdrops for the holy figures, as one often finds in works from the Italian Renaissance, such as Masaccio’s Santísima Trinidad fresco. Instead, the holy figures situated in the curves and facets of these Middle Byzantine churches appear against a gold ground. Often, these prophets, saints, and angels seem to face and even communicate with each other across the space of the church. Such “spatial icons”—as the art historian Otto Demus famously described them—created the impression that the holy figures occupied the same physical space as the worshippers.

Panagia and katholikon churches seen from the east, 10th and 11th centuries, Hosios Loukas Monastery, Boeotia (© Robert Ousterhout)

Hosios Loukas

The monastery of Hosios Loukas, located in central Greece, is probably the oldest of the three churches. It is named for St. Loukas of Steiris, a local monastic saint who lived on this site and died in 953. Two connected churches survive here. The older church, dedicated to the Virgin and located to the north, features a cross-in-square plan. The katholikon church, built to the south in the eleventh century, utilizes a larger, octagon-domed plan (read more about these church types). The katholikon church retains many of its mosaics, undoubtedly the result of rich patronage. St. Luke’s body was interred between the two churches, and the monastery attracted pilgrims who sought the saint’s healing.

Plan of Hosios Loukas, Greece, 11th century, from Robert Weir Schultz and Sidney Howard Barnsley, The Monastery of Saint Luke of Stiris, in Phocis, and the Dependent monastery of Saint Nicolas in the Fields, near Skripou in Boetia (London: Macmillan, 1901)

Worshippers entered the katholikon through the “narthex,” a vestibule at the western end of the building. Here, they encountered portraits of saints and large images of Christ’s Passion and Resurrection: Christ washing his disciples’ feet, the Crucifixion, the Anastasis , and the incredulous Thomas touching the wounds of the risen Christ. Read more about scenes from the life of Christ and the Virgin in Byzantine art.

Narthex mosaics, left: a group of women saints, right: Christ washing his disciples’ feet, katholikon, Hosios Loukas, Boeotia, 11th century (photo: Evan Freeman, CC BY-SA 4.0)

Worshippers then passed beneath a large mosaic of Christ Pantokrator to enter the main part of the church, or “naos.” Christ displays an open book that proclaims him to be the “light of the world” (John 8:12). The mosaic’s gold tesserae reflect sunlight from the front door in the daytime, and flickering candlelight at night.

Christ Pantokrater mosaic, narthex, katholikon, Hosios Loukas, 11th century, Boeotia (photo: Evan Freeman, CC BY-SA 4.0)

A large fresco of Christ surrounded by angels occupies the heavenly space of the dome in the naos. This fresco may replicate the original dome mosaics, which have been lost. Four squinches beneath the dome displayed mosaic images from the life of Christ. The Annunciation likely once adorned the northeast squinch but has been lost. The mosaics in the other three squinches depict Christ’s Nativity, Presentation in the Jewish Temple, and Baptism.

Central dome and squiches, katholikon, Hosios Loukas monastery, Boeotia, 11th century (photo: Evan Freeman, CC BY-SA 4.0)

Various saints appear below. An abundance of monastic saints—including St. Loukas himself—reflects the building’s function as a monastery church.

Hosios Loukas (St. Luke of Steiris) mosaic near his tomb, west wall of northern crossarm, katholikon, Hosios Loukas, 11th century, Boeotia (photo: Evan Freeman, CC BY-SA 4.0)

Proceeding through the naos, worshippers saw an image of the descent of the Holy Spirit on the apostles at Pentecost in a smaller dome above the altar. The Virgin and Child sit enthroned in the apse behind the altar, a reminder that God became a human being for the salvation of the world. During the Divine Liturgy , this image of Christ’s incarnation took on new significance as the bread and wine also became the body and blood of Christ.

Pentecost, Virgin and Child mosaics, bema, katholikon, Hosios Loukas monastery, Boeotia, 11th century (photo: Evan Freeman, CC BY-SA 4.0)

Nea Moni

Hermit monks founded Nea Moni (“new monastery”) on the island of Chios sometime before 1042, and its katholikon was built with the patronage of emperor Constantine IX Monomachos between 1049–1055. It features a rectangular plan, and its architectural design may have been adapted to accommodate its mosaic program.

Left: view of Nea Moni from the west (photo: FLIOUKAS, CC BY-SA 4.0) right: Plan of katholikon of Nea Moni, Chios, 11th century (© Robert G. Ousterhout)

St. Joachim mosaic, 11th century, narthex, katholikon, Nea Moni, Chios (photo: Marmontel, CC BY-SA 2.0)

In the narthex, worshippers again encountered an array of saints and large narrative images centering around Christ’s Passion. In the naos, the main dome has lost its mosaics. But remnants of cherubim and seraphim , evangelists, and apostles inhabit pendentives beneath the dome. Further down, eight alternating conches and niches displayed a ring scenes from the life of Christ. The Virgin appears in the eastern apse behind the altar with hands upraised in prayer, flanked by the archangels Gabriel and Michael.

View of the naos, Nea Moni, Chios, 11th century (photo: Meltedrainbow, CC BY-SA 4.0)

Daphni Monastery seen from the east, Chaidari, c. 1050–1150 (photo: Evan Freeman, CC BY-NC-SA 4.0)

Daphni

The monastery of Daphni, located just northwest of Athens, was likely the last of the three churches to be built, probably constructed between 1050–1150. Little is known about the foundation of this cross-in-square church.

Plan and elevation of Daphni monastery, Chaidari, c. 1050–1150, from Robert Weir Schultz and Sidney Howard Barnsley, The Monastery of Saint Luke of Stiris, in Phocis, and the Dependent monastery of Saint Nicolas in the Fields, near Skripou in Boetia (London: Macmillan, 1901)

Presentation of the Virgin in the Temple mosaic, narthex, Daphni monastery, Chaidari, c. 1050–1150 (photo: Mark L. Darby, all rights reserved)

Here, the narthex combines scenes from the lives of Christ and the Virgin, suggesting the church may have been dedicated to Mary. Notably, the Last Supper and Presentation of the Virgin in the Temple (where she was fed with heavenly bread by an angel) both appear on the eastern wall of the narthex, where worshippers would have seen them as they entered the church. Such images were meant to connect past events from sacred history with the celebration of the Eucharist in the present: Christ sharing bread and wine with his apostles at the Last Supper and Virgin eating heavenly bread in the temple were both understood to prefigure and symbolize the Eucharist. The appearance of the Foot Washing in the narthexes of all three of these churches may reflect the use of this part of the church for a ritual foot washing on Holy Thursday , when abbots imitated Christ by washing the feet of the monks.

View of the naos looking east, Daphni monastery, Chaidari, c. 1050–1150 (photo: Ktiv, CC BY-SA 4.0)

A monumental image of the heavenly Christ Pantokrator, framed by a rainbow mandorla in the central dome, dominates the naos. Photios interprets what must have been a similar image in the Pharos church as Christ reigning from the heavens:

You might say He is overseeing the earth, and devising its orderly arrangement and government, so accurately has the painter been inspired to represent, though only in forms and in colors, the Creator’s care for us. Photios of Constantinople, Homily 10

Christ Pantokrator mosaic, dome, Daphni monastery, Chaidari, c. 1050–1150 (photo: Mark L. Darby, all rights reserved)

Scenes from the lives of Christ and the Virgin—such as the Annunciation—unfold in the squinches below and throughout the rest of the naos. The eastern apse reveals another Virgin and Child, and additional saints appear throughout the naos.

Annunciation mosaic, Daphni monastery, Chaidari, c. 1050–1150 (photo: Mark L. Darby, all rights reserved)

For worshippers entering these churches, mosaics offered a vision of God reigning from on high, a reminder of salvation history, and face-to-face encounters with so many saints who had come before. No wonder Photios found himself whirling around, trying to take in the overwhelming mosaics at the Pharos church, and feeling as if he had “entered heaven itself.”

Additional resources

Carolyn L. Connor, Saints and Spectacle: Byzantine Mosaics in their Cultural Setting (Oxford: Oxford University Press, 2016).

Otto Demus, Byzantine Mosaic Decoration: Aspects of Monumental Art in Byzantium (London: Kegan Paul, Trench, Trubner & Co., 1947).

Liz James, Mosaics in the Medieval World: From Late antiquity to the Fifteenth Century (Cambridge: Cambridge University Press, 2017).

Henry Maguire, “The Cycle of Images in the Church,” in Heaven on Earth: Art and the Church in Byzantium, edited by Linda Safran (University Park, PA: The Pennsylvania State University Press, 1998), 121-151.

Thomas F. Mathews, “The Sequel to Nicaea II in Byzantine Church Decoration,” Perkins Journal 41.3 (July 1988): 11-21.

Thomas F. Mathews, “The Transformation symbolism in Byzantine architecture and the meaning of the Pantokrator in the dome,” in Church and People in Byzantium: Society for the Promotion of Byzantine Studies, twentieth Spring Symposium of Byzantine Studies, Manchester, 1986, edited by Rosemary Morris, (Birmingham: Center for Byzantine, Ottoman, and Modern Greek Studies, University of Birmingham, 1990), 191-214.

Robert Ousterhout, “Originality in Byzantine Architecture: The Case of Nea Moni,” Revista de la Sociedad de Historiadores de Arquitectura 51.1 (March 1992): 48-60.

William Tronzo, “Mimesis in Byzantium: Notes toward a History of the Function of the Image,” RES: Antropología y Estética, 25 (spring 1994): 61-76


John booth

Of the three sites, I have visited Hossios Lukas near Delphi, and Nea Moni on the island of Chios. As others have reviewed Hossios Lukas I shall attempt to describe Nea Moni:

The site is located high in the mountains in the centre of the island. Construction of the church started in the 11th centuary, although little of this remains. It was built in the Macedonian Renaissance style by Constantine IX upon his becoming emperor of Byzantium. The mosaic ceilings are a spectacular feature of the interior decoration.

The church was dedicated to Theotokos, and at its peak held 800 monks. However as a result of earthquakes, the depredations of the Genoese and then the Ottomans, and finally being sacked and looted in the War of Independance in 1822, the population has dwindled to a handfil of nuns.


Nea Moni, Chios - History

This picture has been made in the monastery of Nea Moni on Chios. The monastery is on the european monument list. When driving on top of the mountain you can see the monastery in the distance. It is very impressive. The Nea Moni monastery is situated 11 km west of Chios-town. It dates from 1042. The monastery has beautiful 11th century mosaics. The most impressive mosaics are those of the Anastasis and the washing of the feet of the desciples. The monastery is opened from april to october daily between 8.00-13.00 and from 16.00-20.00.

This famous New Monastery was founded in 1402 by the Byantine emperor Constantine IX Mon machos, on the spot where 3 hermits under mysterious circumstances had found an icon of the Holy Virgin Maria. The Holy Virgin Mary predicted the hermits in a vision that Constantinos, the sun in law of Emperor Constantinos VII, would climb to the throne of Constantinopel within short time. This Constantinos lived in exile on the island of Lesbos. The three monks visited him to tell him of the vision. He promised that if the prediction would come through he would built a monastery on the spot where the icon of the Virgin Mary was found. After Constantinos indeed was proclaimed the new emperor the construction of the Nea Moni Monastery began in 1042. The monastery was given countless privileges from the emperor and thus became one of the richest monasteries in Greece. This wealth more or less came to a sudden end in 1802 when the monastery had to pay a big penalty to the Turkish rulers after two Turkish women had converted to Christianity. The Nea Moni Monastery was forced to sell the land that they owned.

The architecture and the mosaics and painting are typical for the socalled "Renaissance" of the 11th century, the official emperial court-art under the Macedonian dynasty. The Chapel of the Holy Cross, at the monastery entrance, contains part of the skulls and bones of 600 monks and 3,500 women and children who were massacred after seeking refuge here during the horrors of 1822 when almost the whole population of Chios was either murdered or taken away to be sold as slaves by the Ottoman Turks. Many of the monks were killed and the monastery complex was set on fire. An earthquake in 1881 did more damage to the monastery. The dome collapsed and the mosaic floors were severely damaged. The floor mosaics that can still be seen in the monastery are amongst the most important examples of Byzantine art that was made in the 11th and 12th century. These mosaics were a gift from the Byzantine emperor. The frescoes on the walls and the domes have disappeared (with the exception of one very small detail). The central dome once had the image of the Virgin Mary and eight martyrs on it. However, there are more mosaics on the walls to be seen representing saints and the betrayal of Judas.


Medieval Mosaics

Nea Moni, the ‘New Monastery’, dedicated to the Mother of God, is on the island of Chios. It is conventionally acknowledged that it was founded by local hermit monks shortly before 1042. Doula Mouriki, who published the mosaics of the church, concluded on the basis of documentary evidence that they were produced for the emperor Constantine IX Monomachos who had a considerable reputation as a patron of churches both in Constantinople and in the provinces of the empire. Mouriki also argued that they were completed between July 1049 and Constantine’s death on 11 January 1055. It is suggested that the image of King David in the Anastasis in the naos is actually a portrait of Emperor Constantine IX. It may be I’m more inclined to think that Byzantine audiences might have thought that David was intended to hint at the emperor rather than be an actual likeness.

Nea Moni is not a cross-in-square church. It has a rectangular ground plan with a central square nave crowned by an unusual octagonal dome, and two narthexes. The dome may have been designed specifically for a display of mosaics equally, it may have been an experiment, or even the result of a design change as the church was built. The interior of the naos is breath-taking, being twice as high as it is wide, and lavishly revetted in marble to a height of almost six metres. However, the design is not entirely successful, for the octagonal dome restricts the view of the Sanctuary and apse, which means that there is no clear view within the church of the mosaics of the apse and side chapels. The mosaic zone begins at 5.9 metres above floor level, and the dome rises to a height of 15.62 metres: seeing the mosaics is all a bit neck-straining.

Nea Moni has lost whatever was in the dome. In the apse is a solitary orans Mother of God, without her Child, hands upraised in the traditional position of prayer, flanked by Michael and Gabriel in the apses of the side chapels to left and right. The nave and narthexes have scenes from the life of Christ. In the nave, the Annunciation, Nativity, Presentation, Baptism, Transfiguration, Crucifixion, Descent from Cross and Anastasis. In the narthex, the Raising of Lazarus, Entry into Jerusalem, Washing of Feet, Ascension and Pentecost in the narthex. The narthex dome has a bust of the Mother of God at the centre, defended by military saints and martyrs. Thirty-two in all survive or are known of.

Detail to look for: A cross in a conch, for example, can be horribly distorted because of the problems of showing its straight arms on a curved surface, so it is a bit surprising to find the scene of Christ’s Deposition from the Cross at Nea Moni located in a squinch below the central dome. It has not been successfully laid out: the arms of the cross curve in all the wrong places and appear almost to fold back into the scene.

Notas:

To get there, get a cab from the town square (maidan) in Chios Town and get the taxi driver to wait or come back for you. Trust me - it is the easiest way and the taxi drivers are accustomed to it.

The mosaics were restored in the early twentieth century, not entirely successfully. The great restorer, Ernest Hawkins, memorably described them as having been ‘hung out in lines like washing’, all modulations, lumps and bumps flattened out. The cross in square, by which I mean, very crudely, a square or rectangular church with a central dome over the nave and four short cross arms radiating out from the centre, is a form typical of what are labelled Middle Byzantine churches. It represents a major shift from the Early Christian basilica, the rectangular box which was still the dominant church form used in the West. Most cross-in-square churches are smaller than basilicas, but the plan creates, in its spatial effects, an interplay of high and low, central and side spaces, dim and well-lit areas, and the presence of a dome and squinches introduce several curved walls. In many ways, it is a far better architectural shell for mosaic than the basilica.


Ver el vídeo: Monasteries of Daphni, Hosios Loukas and Nea Moni of Chios - UNESCO World Heritage Site (Agosto 2022).