La historia

¿De dónde vino la demanda de textiles durante la revolución industrial?

¿De dónde vino la demanda de textiles durante la revolución industrial?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Muchos de los desarrollos tecnológicos en la revolución industrial temprana en Gran Bretaña tenían que ver con el aumento de la tasa y la eficiencia de la fabricación textil. Es fácil encontrar material sobre cuáles fueron estas innovaciones y quién fue el responsable de ellas, pero para que todo haya valido la pena, debe haber habido una enorme (o al menos creciente) demanda insatisfecha de textiles.

Parece ser difícil (al menos en un primer vistazo superficial por parte de un no experto) encontrar algo sobre el lado de la demanda de la historia; me gustaría obtener más detalles al respecto. Por ejemplo: ¿Por qué hubo una demanda insatisfecha tan grande de textiles durante ese tiempo? ¿Cuáles eran los principales usos de los tejidos de algodón y lana que se estaban produciendo? (Por ejemplo, ¿se trataba principalmente de ropa o también había usos industriales importantes?) ¿Se consumían principalmente en el país o en el extranjero y, en este último caso, dónde? ¿La demanda de textiles aumentó mucho antes o durante la revolución industrial, o el mercado textil siempre estuvo limitado por la capacidad de producción?


La Revolución Industrial resultó en ganancias masivas para la productividad de los trabajadores. La industria textil en particular fue uno de los principales impulsores del proceso de industrialización. De hecho, la importancia y el impacto de la fabricación textil británica fue tal que la Revolución Industrial se ha denominado "principalmente la revolución de la industria del algodón en Gran Bretaña".1

Con su productividad superior, la producción textil industrializada arrasó con las industrias tradicionales, tanto nacionales como extranjeras pura ventaja de precio. Como necesidad básica de la vida humana, la ropa siempre ha tenido potencial para el consumo masivo. Sin embargo, durante la mayor parte de la historia, este potencial se vio firmemente frenado por el precio. Que la ropa se distribuyera en testamentos atestigua el hecho de que los los campesinos rara vez podían permitirse ropa nueva.2 La producción industrializada en masa de prendas de vestir eliminó esta barrera al consumo al reducir drásticamente los precios.

Sin embargo, además de la demanda existente, el enorme crecimiento de la producción textil británica fue posible gracias a su amplios mercados de exportación, principalmente en Asia. Específicamente, India y China, los dos mercados más poblados del mundo. En el momento de la Revolución Industrial, India había sucumbido en gran medida al dominio británico y era un destino principal para las exportaciones británicas.

Entre 1793 y 1813, el valor de las exportaciones textiles británicas al este del Cabo de Buena Esperanza (principalmente a India) saltó de £ 156 a £ 108,824, un factor de casi 700:3

Inicialmente, a los textiles británicos les fue mal en China. La producción textil tradicional china se realizaba en gran parte a nivel doméstico, por esposas e hijas en su tiempo libre. Este modo de producción utilizó eficientemente los recursos laborales al tiempo que reducía los costos. La alta productividad resultante de la manufactura doméstica fue tal que aún en la década de 1820, décadas después de que comenzara la Revolución Industrial, China todavía estaba exportador cantidades sustanciales de textiles a Gran Bretaña.

Sin embargo, a medida que avanzaba la Revolución Industrial, las industrias británicas recortaron los costos de producción y lograron competitividad de precios en China. En 1860, el precio del hilo se había desplomado a 1/16 de su precio en 1779.4 Sin embargo, los hogares chinos de las provincias productoras de algodón continúan vistiéndose el mercado quedó completamente dominado por la ropa extranjera. La reversión de la suerte se puede observar en las cifras de importación / exportación de textiles en Canton, el principal puerto del comercio chino en ese momento:

Incluso en 1800, la población de China había alcanzado los 260 millones. La población india era menor, pero las estimaciones aún alcanzan los 200 millones. Hasta ahora, los dos grandes mercados habían producido gran parte de los productos manufacturados del mundo, incluidos los textiles, para satisfacer su enorme demanda interna.

La Revolución Industrial cambió todo esto al dar a la producción textil británica (y otras industrias) una ventaja competitiva. Al hacerlo, la industria británica suplantado a la producción nativa, tomando para sí su lucrativo mercado interno de literalmente cientos de millones. Al mismo tiempo, la producción en masa había desencadenado una era de consumo en masa a un nivel que nunca antes había sido posible debido a precios mucho más bajos.

El mismo patrón, aunque a menor escala, se repitió esencialmente en todos los lugares donde el poder mercantil británico adquirió libre acceso, al menos hasta el auge de la competencia. Los resultados combinados son que, durante más de un siglo, el rápido crecimiento de la industria textil británica fue suficientemente absorbido por un mercado aparentemente insaciable.


Referencias:
1. Blokker, Niels. Regulación internacional del comercio mundial de textiles: lecciones para la práctica, una contribución a la teoría. Editores Martinus Nijhoff, 1989.
2. Forgeng, Jeffrey L. y Jeffrey L. Singman. La vida cotidiana en la Europa medieval. Grupo editorial de Greenwood, 1999.
3. Dutt, Romesh Chunder. La historia económica de la India bajo el dominio británico temprano: desde el ascenso del poder británico en 1757 hasta la adhesión de la reina Victoria en 1837. Vol. 1. Kegan Paul, Trench, Trübner, 1906.
4. Zhou, Xun. The Great Escape: Modelando la Revolución Industrial. ProQuest, 2008.


Una cosa que se pasa por alto es que también hubo un enorme crecimiento demográfico durante la revolución industrial. La población de Inglaterra creció de 7 millones a 30 millones en un siglo. Entonces, incluso sin vender la ropa en el extranjero, había mucha más gente comprando ropa que antes de la revolución industrial.

Ver: https://en.wikipedia.org/wiki/Demography_of_England


Minas de carbón en la revolución industrial

Se necesitaba carbón en grandes cantidades para la Revolución Industrial. Durante siglos, la gente en Gran Bretaña se había conformado con el carbón vegetal si necesitaban una forma barata y fácil de adquirir combustible. La "industria" que existía antes de 1700 usaba carbón, pero provenía de minas de carbón que estaban cerca de la superficie y era relativamente fácil llegar al carbón. La Revolución Industrial cambió todo esto.

Antes de la Revolución Industrial, existían dos tipos de minas: minas a la deriva y pozos de campana. Ambas eran minas de carbón de pequeña escala y el carbón que provenía de este tipo de pozos se usaba localmente en los hogares y la industria local.

Sin embargo, a medida que el país comenzó a industrializarse, se necesitaba cada vez más carbón para alimentar las máquinas de vapor y los hornos. El desarrollo de fábricas por Arkwright y la mejora de la máquina de vapor por Watt aumentaron aún más la demanda de carbón. Como resultado, las minas de carbón se hicieron cada vez más profundas y la minería del carbón se volvió cada vez más peligrosa.

Los pozos de carbón podrían hundirse cientos de pies en el suelo. Una vez que se encontró una veta de carbón, los mineros cavaron horizontalmente. Sin embargo, bajo tierra, los mineros se enfrentaron a grandes y muy reales peligros.

Incluso con la máquina de vapor mejorada de Watt, la inundación de gas fue un problema real en las minas. El gas explosivo (llamado grisú se encontraría cuanto más profundo llegaran los mineros. Una chispa de una excavación, el pico de un minero o una vela podría ser desastroso. También se pueden encontrar gases tóxicos (llamados blackdamp y afterdamp). Los derrumbes de pozos subterráneos también eran comunes el peso del suelo sobre una veta de carbón trabajada era colosal y las minas solo estaban sostenidas por vigas de madera llamadas puntales.

Independientemente de todos estos peligros, hubo un enorme aumento en la producción de carbón en Gran Bretaña. Se encontró muy poco carbón en el sur, pero se encontraron grandes cantidades en Midlands, el norte, el noreste y partes de Escocia. Debido a que el carbón era tan difícil y costoso de mover, las ciudades y otras industrias crecieron alrededor de las áreas mineras de carbón, de modo que los trabajadores llegaron a las regiones del carbón. Esto en sí mismo iba a crear problemas a medida que estos pueblos crecían sin ninguna planificación o pensamiento obvio sobre las instalaciones que los mineros y sus familias necesitarían.

El aumento de la producción de carbón:

1700: 2,7 millones de toneladas

1750: 4,7 millones de toneladas

1800: 10 millones de toneladas

1850: 50 millones de toneladas

1900: 250 millones de toneladas

¿Cómo intentaron los mineros superar los peligros que enfrentaban?

Para limpiar las minas de gas, ya sea explosivo o venenoso, se utilizó un tosco sistema de ventilación. Para ayudar a esto, los niños pequeños llamados tramperos se sentaban bajo tierra abriendo y cerrando trampillas que cruzaban una mina. Esto permitió que pasaran los camiones de carbón, pero también creó una corriente de aire y podía cambiar una nube por gas. Sin embargo, fue muy ineficaz. También se creía que un sistema de trampillas podría ayudar a detener la explosión de una explosión, dañando más de la mina de carbón ………. 1807 cuando el problema se resolvió cuando John Buddle inventó una bomba de aire para su uso en minas. Las inundaciones eran un riesgo que estaba fuera del control de los mineros, ya que incluso las máquinas de vapor Watts no podían hacer frente si una mina sufría una inundación grave. Del mismo modo, los accesorios de pozo solo podían soportar una cierta cantidad de tensión. El riesgo de explosión se redujo en Sir Humphrey Davy con la invención de un lámpara de seguridad, en 1815, lo que significaba que un minero podía tener luz bajo tierra pero sin tener que usar la llama expuesta de una vela. La lámpara se conoció como el "amigo de los mineros". Emitía luz, pero una gasa de alambre actuaba como una barrera entre el calor desprendido y cualquier gas con el que pudiera haber tenido contacto.

Independientemente de estos desarrollos, la minería siguió siendo muy peligrosa. Un informe sobre muertes en minas de carbón al Parlamento dio una lista de formas en que se podía matar a los mineros:

Caer por un pozo de la mina en el camino hacia la cara del carbón que se cae del 'cubo' que lo lleva hacia arriba después de un turno siendo golpeado por una 'caída' de carbón excavado que cae por un pozo de la mina mientras se levantaba ahogándose en la mina ser aplastado hasta morir muerto por explosiones sofocación por gas venenoso atropellado por un tranvía que transportaba carbón excavado en la propia mina.

En una mina de carbón sin nombre, 58 de un total de 349 muertes en un año, involucraron a niños de trece años o menos. La vida para todos los que trabajaban bajo tierra fue muy dura.

En 1842, el Parlamento publicó un informe sobre el estado de la minería del carbón, el Informe Minas, y su contenido conmocionó a la nación. El informe informó al público que los niños menores de cinco años trabajaban bajo tierra como cazadores durante 12 horas al día y por 2 centavos al día las niñas mayores llevaban cestas de carbón excavado que eran demasiado pesadas para ellas y les causaban deformidades.

Una niña, Ellison Jack, de 11 años, afirmó ante la Comisión de Investigación que tenía que hacer veinte viajes por turno empujando una tina que pesaba más de 200 kilos y si mostraba signos de holgura, la azotaban. Los niños tenían que trabajar en el agua que les llegaba hasta los muslos, mientras que las mujeres embarazadas en estado subterráneo trabajaban bajo tierra porque necesitaban el dinero. ¡Una mujer no identificada afirmó que dio a luz un día y que el gerente de la mina esperaba que regresara al trabajo ese mismo día! Tal era la necesidad de trabajar - no había seguridad social en ese momento - hizo lo que le exigía el gerente. Un informe tan impactante condujo a la Ley de Minas de 1842.


Economía de Massachusetts:

Antes de la revolución industrial, la economía de Massachusetts se basaba principalmente en la agricultura, la pesca y el transporte marítimo.

Después de que comenzara la revolución industrial en Inglaterra a fines del siglo XVIII, los fabricantes estadounidenses estaban decididos a mejorar la fabricación estadounidense.

Los fabricantes estadounidenses temían que si Inglaterra continuaba monopolizando la fabricación y el comercio, Estados Unidos sería dependiente de las importaciones inglesas para siempre y su economía sufriría, según el libro The Life and Times of Francis Cabot Lowell de Chaim M. Rosenberg:

“En 1794, Estados Unidos estaba atascado en la era de la artesanía como la artesanía en casa, mientras que la revolución industrial transformó la fabricación británica. Gran Bretaña mantuvo su liderazgo negándose & # 8216 a vender cualquiera de sus nuevas máquinas y prohibiendo la exportación de piezas, planos o artesanos expertos. & # 8217 A partir de estas observaciones, Henry Wansey [un modista y anticuario británico que visitó American en 1794 ] llegó a la conclusión de que & # 8216la capacidad de fabricación de los Estados Unidos no puede mantener el ritmo, de ninguna manera, con su creciente población al menos durante un siglo. Por lo tanto, se deduce que debe aumentar su demanda de manufacturas extranjeras, y los estadounidenses generalmente reconocen que ningún país puede suministrarlas tan bien como Gran Bretaña. Para el año 1792, Gran Bretaña vendió bienes a los Estados Unidos por valor de $ 15,285,428, mientras que Estados Unidos vendió bienes a Gran Bretaña por $ 9,363,416. Con su creciente población y una economía basada en la agricultura, Wansey previó que la dependencia de Estados Unidos de Gran Bretaña para los productos manufacturados continuaría durante muchos años más ”.

Cuando la Ley de Embargo de 1807 cortó las importaciones de Gran Bretaña, esto obligó a los estadounidenses a aumentar la cantidad de bienes que fabricaban. Para 1810, Estados Unidos había construido alrededor de 50 fábricas de hilados de algodón.

Cuando estalló la guerra de 1812, los barcos británicos bloquearon la costa de Massachusetts, aislándolos por completo del mar. Esto obligó al estado no solo a buscar otras formas de ganar dinero, sino también a satisfacer sus propias necesidades, en particular la ropa.

Como resultado, esto aceleró el proceso de industrialización en Massachusetts y la fabricación textil pasó rápidamente de ser una industria artesanal, donde el trabajo se realizaba a pequeña escala en el hogar, a un sistema de fábrica a gran escala.


CINTURONES Revolución industrial

A medida que creció la demanda de ropa entre las mujeres de clase media recientemente adineradas, aumentaron los trabajos en la industria del trabajo de confección. Las mujeres jóvenes que llegaban a las ciudades buscaban trabajo como costureras en hogares y talleres de explotación. Algunos señalaron, sin embargo, que las mujeres jóvenes que vivían solas sin familia se vieron obligadas a buscar otras formas de ganar algo de dinero.

--Señorita --- lleva varios años en el negocio de la confección. El horario habitual de atención es de 8 a.m. a 11 p.m. en los inviernos de verano desde las 6 o 6 y media de la mañana. hasta las 12 de la noche. Durante la temporada de moda, es decir, desde abril hasta finales de julio, sucede con frecuencia que las horas ordinarias se superan con creces si hay un salón o una gran fiesta o un duelo que hacer, a menudo sucede que el trabajo se va encendido durante 20 de las 24 horas, ocasionalmente toda la noche. El resultado general de las largas jornadas y la ocupación sedentaria es perjudicar gravemente y muy frecuentemente la salud de las jóvenes. Sufre especialmente la digestión, y también los pulmones: el dolor en el costado es muy común, y las manos y los pies mueren por falta de circulación y ejercicio, "nunca ver el exterior de la puerta de domingo a domingo". [Una de las causas] es el poco tiempo que tienen las mujeres para hacer sus vestidos.

La señorita está segura de que hay algunos miles de mujeres jóvenes empleadas en el negocio en Londres y en el país. Si se produjera una vacante ahora, habría 20 candidatos para ella. Los salarios en general son muy bajos. Piensa que ningún hombre podría soportar el trabajo impuesto por las modistas.

[Fuente: Hellerstein, Hume & amp Offen, Mujeres victorianas: un documental sobre la vida de las mujeres en la Inglaterra del siglo XIX, Francia y los Estados Unidos, Prensa de la Universidad de Stanford.]

¿Por qué crees que las chicas jóvenes querían convertirse en costureras?

¿Qué problemas de salud ocurrieron con este tipo de trabajo?

¿Qué problemas de salud se han citado con respecto a tipos similares de músculos pequeños y trabajo ocular en las industrias de la costura y la electrónica en la actualidad?

Imagínese los tipos de ropa y la vida de la mujer de clase media y alta de la época victoriana. Nombra algunas formas en que esto contrastaba fuertemente con la vida de las mujeres de la clase trabajadora.

2) CANCIÓN: LA COSTURERA AFECTADA

(Cantada al aire & quotJenny Jones & quot)

Gentiles de Inglaterra, les ruego que presten atención,
En esas pocas líneas, voy a relacionarme,
En cuanto a la costurera, voy a mencionar,
Quien mucho tiempo ha estado, en un triste estado miserable,
Trabajando laboriosamente, tanto de noche, de mediodía como de mañana,
Por una miserable subsistencia, fíjense ahora en lo que digo.
Ella está bastante desprotegida, desamparada y abatida
Por seis peniques, ocho peniques o diez peniques al día.

Acérquense, nobles, y ayúdenlos,
Dales empleo y paguen un precio justo,
Y luego encontrarás, la pobre costurera trabajadora,
Del honor y la virtud no se desviarán.

Para mostrarles compasión, ora rápidamente, sé conmovedor,
En la demora hay peligro, no hay tiempo que perder.
El orgullo del mundo está abrumado por el cuidado,
La vieja Inglaterra es considerada, por honor y virtud,
Y la belleza la gloria y el orgullo del mundo,
No dudes, da un paso adelante valientemente,
Represión y tiranía, lanzamiento lejano.

[Fuente: Roy Palmer, Una historia de baladas de Inglaterra:
Desde 1588 hasta la actualidad,
B.T. Batsford Ltd, Londres, 1979]

¿A quién iba dirigida la canción?

¿Qué preocupaciones sociales sobre la & quot; costurera angustiada & quot reveló la canción?

¿Qué llamamientos utilizó para transmitir su mensaje?

Si estuviera escribiendo una canción que abordara la difícil situación de la costurera, ¿qué razones para contratar y dar a las niñas un salario decente podría incluir?

Lyn Reese es el autor de toda la información de este sitio web
Haga clic para obtener información sobre el autor

| Página de inicio | Lecciones | Unidades Temáticas | Biografías | Ensayos |
Reseñas: | Plan de estudios | Libros | Misterios históricos |
| Q & amp A | ALMACENAMIENTO DE ARCHIVOS PDF
| Acerca de nosotros |
& copy1996-2021
Currículo de Mujeres en la Historia Mundial

Líder mundial

Después de 1840, Gran Bretaña abandonó el mercantilismo y comprometió su economía con el libre comercio con pocas barreras o aranceles. Esto fue más evidente en la derogación en 1846 de las Leyes del Maíz, que imponían fuertes aranceles a los cereales importados. El fin de estas leyes abrió el mercado británico a una competencia sin restricciones, los precios de los cereales cayeron y los alimentos se volvieron más abundantes.

De 1815 a 1870, Gran Bretaña cosechó los beneficios de ser la primera nación industrializada moderna del mundo. Los británicos describieron fácilmente a su país como & # 8220 el taller del mundo & # 8221, lo que significa que sus productos terminados se producían de manera tan eficiente y barata que a menudo podían vender productos comparables fabricados localmente en casi cualquier otro mercado. Si las condiciones políticas en un mercado extranjero en particular fueran lo suficientemente estables, Gran Bretaña podría dominar su economía solo a través del libre comercio sin recurrir al gobierno formal o al mercantilismo. En 1820, el 30% de las exportaciones de Gran Bretaña fueron a su Imperio, aumentando lentamente hasta el 35% en 1910. Aparte del carbón y el hierro, la mayoría de las materias primas tuvieron que importarse, por lo que en la década de 1830, las principales importaciones fueron (en orden): algodón crudo (del sur de Estados Unidos), azúcar (de las Indias Occidentales), lana, seda, té (de China), madera (de Canadá), vino, lino, pieles y sebo. Para 1900, la participación mundial de Gran Bretaña se disparó al 22,8% de las importaciones totales. Para 1922, su participación mundial se disparó al 14,9% de las exportaciones totales y al 28,8% de las exportaciones de manufacturas.


Revolución industrial y tecnología

Ya fueran inventos mecánicos o nuevas formas de hacer cosas viejas, las innovaciones impulsaron la Revolución Industrial.

Estudios sociales, Historia mundial

Motor de vapor Queens Mill

El uso de máquinas de vapor en la producción de algodón impulsó el desarrollo económico de Gran Bretaña de 1750 a 1850. Construida hace más de 100 años, esta máquina de vapor todavía impulsa la fábrica textil Queens Mill en Burnley, Inglaterra, Reino Unido.

Fotografía de Ashley Cooper

Aquí se enumeran los logotipos de los programas o socios de NG Education que han proporcionado o contribuido con el contenido de esta página. Nivelado por

Se ha dicho que la Revolución Industrial fue la revolución más profunda en la historia de la humanidad, debido a su gran impacto en la vida cotidiana de las personas. El término "revolución industrial" es un eslogan sucinto para describir un período histórico, que comenzó en la Gran Bretaña del siglo XVIII, en el que el ritmo del cambio pareció acelerarse. Esta aceleración en los procesos de innovación tecnológica provocó una serie de nuevas herramientas y máquinas. También implicó mejoras prácticas más sutiles en varios campos que afectan la mano de obra, la producción y el uso de recursos. La palabra "tecnología" (que deriva de la palabra griega techne, que significa arte o artesanía), abarca ambas dimensiones de la innovación.

La revolución tecnológica, y esa sensación de cambio cada vez más rápido, comenzó mucho antes del siglo XVIII y ha continuado hasta nuestros días. Quizás lo más singular de la Revolución Industrial fue la fusión de la tecnología con la industria. Las invenciones e innovaciones clave sirvieron para dar forma a prácticamente todos los sectores existentes de la actividad humana a lo largo de líneas industriales, al mismo tiempo que crearon muchas industrias nuevas. Los siguientes son algunos ejemplos clave de las fuerzas que impulsan el cambio.

Agricultura

Los métodos agrícolas de Europa occidental han ido mejorando gradualmente a lo largo de los siglos. Varios factores se unieron en la Gran Bretaña del siglo XVIII para producir un aumento sustancial de la productividad agrícola. Estos incluyeron nuevos tipos de equipo, como la sembradora desarrollada por Jethro Tull alrededor de 1701. También se avanzó en la rotación de cultivos y el uso de la tierra, la salud del suelo, el desarrollo de nuevas variedades de cultivos y la cría de animales. El resultado fue un aumento sostenido de los rendimientos, capaz de alimentar a una población en rápido crecimiento con una mejor nutrición. La combinación de factores también provocó un cambio hacia la agricultura comercial a gran escala, una tendencia que continuó en el siglo XIX y más tarde. Los campesinos más pobres tenían más dificultades para llegar a fin de mes mediante la agricultura de subsistencia tradicional. El movimiento de cercados, que convirtió las tierras de pastoreo de uso común en propiedad privada, contribuyó a esta tendencia hacia la agricultura orientada al mercado. Una gran cantidad de trabajadores rurales y familias se vieron obligados por las circunstancias a emigrar a las ciudades para convertirse en trabajadores industriales.

La deforestación en Inglaterra había provocado una escasez de madera para madera y combustible a partir del siglo XVI. La transición del país al carbón como principal fuente de energía estaba más o menos completa a fines del siglo XVII. La extracción y distribución de carbón puso en marcha algunas de las dinámicas que llevaron a la industrialización de Gran Bretaña. La máquina de vapor de carbón fue en muchos aspectos la tecnología decisiva de la Revolución Industrial.

La energía de vapor se aplicó por primera vez para bombear agua de las minas de carbón. Durante siglos, los molinos de viento se han utilizado en los Países Bajos para el funcionamiento más o menos similar de drenar las llanuras aluviales bajas. El viento era y es una fuente de energía renovable y fácilmente disponible, pero su irregularidad se consideró un inconveniente. La energía hidráulica era una fuente de energía más popular para moler granos y otros tipos de carpintería en la mayor parte de la Europa preindustrial. Sin embargo, en el último cuarto del siglo XVIII, gracias al trabajo del ingeniero escocés James Watt y su socio comercial Matthew Boulton, las máquinas de vapor alcanzaron un alto nivel de eficiencia y versatilidad en su diseño. Rápidamente se convirtieron en la fuente de alimentación estándar para la industria británica y, más tarde, europea. La máquina de vapor hizo girar las ruedas de la producción industrial mecanizada. Su aparición liberó a los fabricantes de la necesidad de ubicar fábricas en fuentes de energía hidráulica o cerca de ellas. Las grandes empresas comenzaron a concentrarse en ciudades industriales de rápido crecimiento.

En esta artesanía consagrada, la escasez de madera de Gran Bretaña requirió un cambio del carbón de leña al coque, un producto del carbón, en el proceso de fundición. El combustible sustituto finalmente resultó muy beneficioso para la producción de hierro. La experimentación condujo a algunos otros avances en los métodos metalúrgicos durante el siglo XVIII. Por ejemplo, un cierto tipo de horno que separaba el carbón y evitaba que contaminase el metal, y un proceso de "charco" o agitación del hierro fundido, hicieron posible producir mayores cantidades de hierro forjado. El hierro forjado es más maleable que el hierro fundido y, por lo tanto, más adecuado para la fabricación de maquinaria y otras aplicaciones industriales pesadas.

La producción de telas, especialmente algodón, fue fundamental para el desarrollo económico de Gran Bretaña entre 1750 y 1850. Esos son los años que los historiadores suelen utilizar para poner entre paréntesis la Revolución Industrial. En este período, la organización de la producción de algodón pasó de una industria artesanal a pequeña escala, en la que las familias rurales realizaban tareas de hilado y tejido en sus hogares, a una gran industria mecanizada basada en la fábrica. El auge de la productividad comenzó con algunos dispositivos técnicos, incluidos el jenny giratorio, la mula giratoria y el telar mecánico. Primero se aplicaron energía humana, luego agua y finalmente vapor para operar telares mecánicos, máquinas cardadoras y otros equipos especializados. Otra innovación bien conocida fue la desmotadora de algodón, inventada en los Estados Unidos en 1793. Este dispositivo estimuló un aumento en el cultivo y la exportación de algodón desde los estados esclavistas de los Estados Unidos, un proveedor británico clave.

Esta industria surgió en parte como respuesta a la demanda de mejores soluciones de blanqueo para el algodón y otros textiles manufacturados. Otras investigaciones químicas fueron motivadas por la búsqueda de tintes artificiales, explosivos, solventes, fertilizantes y medicamentos, incluidos los productos farmacéuticos. En la segunda mitad del siglo XIX, Alemania se convirtió en el líder mundial en química industrial.

Transporte

Paralelamente al aumento de la producción agrícola y de bienes manufacturados, surgió la necesidad de contar con medios más eficientes para llevar estos productos al mercado. Los primeros esfuerzos con este fin en Europa consistieron en la construcción de carreteras terrestres mejoradas. Se cavaron canales tanto en Europa como en América del Norte para crear corredores marítimos entre las vías fluviales existentes. Las máquinas de vapor fueron reconocidas como útiles en la locomoción, lo que resultó en la aparición del barco de vapor a principios del siglo XIX. Las máquinas de vapor de alta presión también accionaban locomotoras de ferrocarril, que operaron en Gran Bretaña después de 1825. Los ferrocarriles se extendieron rápidamente por Europa y América del Norte, extendiéndose a Asia en la segunda mitad del siglo XIX. Los ferrocarriles se convirtieron en una de las industrias líderes en el mundo a medida que expandían las fronteras de la sociedad industrial.


La revolución industrial Oferta y demanda

SÓLO por qué tuvo lugar la revolución industrial en Gran Bretaña es un enigma que despierta feroces emociones entre los científicos sociales. François Crouzet, un historiador francés, llama a la búsqueda de una explicación "de alguna manera similar a la búsqueda del Santo Grial". ¿Fue porque el capitalismo estaba más avanzado en Gran Bretaña que en, digamos, Francia, los Países Bajos o incluso China? ¿Porque la monarquía constitucional de Gran Bretaña después de 1688 minimizó la intervención del estado y los derechos de propiedad arraigados? ¿Porque los británicos eran mejores en ciencia o culturalmente más sintonizados con la tecnología? ¿O la mala suerte dejó caer a la primera jenny girando en Lancashire en lugar de Lyon?

Este debate es importante, porque la revolución industrial es probablemente el desarrollo económico más importante de los últimos 500 años. No produjo un solo aumento en la productividad, sino un siglo y medio de expansión industrial e innovación continua que transformó vidas en todas partes. Es más, surgió de la globalización del período moderno temprano (Tudor y todo eso) y dio lugar a más. Con una nueva crisis mundial, los lectores podrían hacer algo peor que reflexionar sobre esa agitación de hace mucho tiempo.

El análisis de Robert Allen & # x27 deleitará a muchos economistas, ya que se ocupa de factores medibles como los salarios y los precios. Profesor estadounidense de historia económica en la Universidad de Oxford y escritor en este campo durante mucho tiempo, sugiere que la mayoría de las explicaciones de la revolución industrial de Gran Bretaña se centran demasiado en la oferta: científicos inquisitivos, trabajadores sin tierra, leyes útiles. Estas condiciones propiciaron un gran salto hacia adelante, pero no fueron suficientes. Tampoco eran exclusivos de Gran Bretaña. Podría decirse que los derechos de propiedad eran más seguros en Francia, gran parte de la ciencia detrás de la máquina de vapor se llevó a cabo en Italia y Alemania, los holandeses estaban muy urbanizados. La revolución industrial ocurrió en Gran Bretaña en el siglo XVIII y principios del XIX por una razón abrumadora, argumenta: fue rentable en ese momento. Cumplió con una demanda.

A principios de la década de 1700, Gran Bretaña era un país de salarios notablemente altos y energía barata (carbón). Los grandes inventos de ese siglo —la máquina de vapor, el hilado mecánico, la fundición de hierro con coque— sirvieron para economizar el costoso factor de producción y utilizar más el más barato. Otros países tardaron en seguir su ejemplo no porque fueran estúpidos, lentos o reprimidos, sino porque no tenían esa combinación particular de mano de obra cara y energía barata.

Gran Bretaña perdió su ventaja competitiva cuando, al hacer sus máquinas más eficientes, redujo su consumo de energía: las máquinas de vapor pasaron de usar 45 libras (20,4 kg) de carbón para producir un caballo de fuerza-hora a solo dos. Eso hizo que estas máquinas fueran rentables para los países con una energía más cara. "El genio de la ingeniería británica anuló la ventaja comparativa de Gran Bretaña", escribe Allen.

Pero, ¿por qué Gran Bretaña tenía salarios tan altos y energía barata en primer lugar? Recoja la mayoría de las piedras en el análisis del Sr. Allen & # x27 y el comercio acecha en algún lugar debajo. La peste negra elevó el precio de la mano de obra e impulsó el comercio, ya que las ovejas inglesas crecieron vellones más largos a medida que pastaban los campos recién en barbecho y la ropa local mejoraba. A medida que Gran Bretaña comerciaba más, extendiendo su alcance a América y Asia, Londres, y luego otras ciudades, se expandieron. La agricultura se volvió más productiva. Entre 1500 y 1800, Inglaterra sacó a la gente de la agricultura más rápido que cualquier otro gran país europeo. El carbón que Gran Bretaña tuvo la suerte de tener se extraía en cantidades crecientes para alimentar las viviendas de la ciudad. En 1800, Gran Bretaña estaba produciendo "la gran preponderancia" del carbón mundial, y era barato.

Gracias al comercio, los salarios se mantuvieron altos aunque la población creció. La educación mejoró (aunque los holandeses todavía tenían una tasa de alfabetización más alta en 1800). También lo hizo la dieta, lo que permitió a las personas trabajar más y más duro. Y el comercio les dio una razón para traer productos exóticos a los que podían aspirar los trabajadores bien pagados. Esta “revolución laboriosa” hizo posible la revolución industrial, pero ¿cuál fue la verdadera chispa?

Francia y Alemania no eran zonas libres de inspiración, pero solo en Gran Bretaña se podía obtener suficiente beneficio al realinear radicalmente los factores de producción para hacer que valiera la pena invertir en macroinvenciones. Menos teóricamente, la preexistencia de dos industrias también ayudó. Las máquinas de vapor se diseñaron originalmente para bombear agua de los pozos y los ferrocarriles para mover el carbón a su alrededor. Los relojeros del sur de Lancashire demostraron ser una fuente inigualable de engranajes de alta calidad y bajo costo.

Este es un libro bellamente escrito, el lenguaje tan claro como un arroyo y con la misma energía vertiginosa. De vez en cuando uno anhela más. Las finanzas reciben poca atención: Gran Bretaña tenía un mercado de capitales próspero y presumiblemente esto se sumó a su ventaja en la industrialización. Las políticas que limitan el acceso de los rivales a las colonias británicas y las exportaciones industriales de esas colonias también podrían merecer más atención.

Pero hoy, cuando los gobiernos de Estados Unidos a Japón están reinventando la política industrial con cada rescate improvisado, este estudio ofrece algunos recordatorios útiles. One is that innovation is most likely to occur where there is market demand for it. Another is that patents can delay innovation as well as stimulate it. A third is that the benefits of trade cannot be overestimated. Not that that needs repeating.

This article appeared in the Books & arts section of the print edition under the headline "Supply and demand"


Episode 17 – The Invention of the Printing Press versus the Industrial Revolution

Early Printing Press

Today, we introduce you to two of the most earth-shattering events in human history. On the one side, we have the invention of the Printing Press, an invention which would allow for the sharing of information to the masses. On the other hand, we have the Industrial Revolution which would change the fabric of human existence.

First up is the printing press that would come about from the brain of one Johannes Guttenberg in 1439. Until then, the ability to mass produce printed word and images was painfully slow. Woodblock printing was around from about the 8 th century, during the Tang dynasty in China with movable metal type actually appearing in Korea in the 13 th century. Of course, these methods were faster than copying books by hand, which is how most bibles at the time were created.

We all know that the advent of the printing press was to allow for the distribution of information to a more significant number of people, but the question begs, what situation precipitated the need for the printing press?

The first reason may surprise you it was the aftermath of the Black Death of 1346 through 1353. I would assume you are wondering what this pandemic has to do with the ascension of the printing press but hear me out. It is estimated that the plague in Europe during the mid-14 th century killed between 30-60% of the population, or between 75-100 million in Europe and another 100 million in Asia. With so many deaths, the remaining people inherited their properties causing a substantial increase in net worth of many of the 350 million left.

On top of all that, many of the monks who were able to copy books died in the plague. The reason for the unusually high mortality rate among the men of the cloth was the crowded conditions of the monasteries.

With an increase of economic worth comes a socio-cultural shift, and in particular, religion. There was a great schism in Western Christianity between 1378-1416 led by men such as John Wycliffe at Oxford University and Jan Hus at the Charles University in Prague. Questioning authority, especially the Catholic Church began to spread. The problem was, handwritten manuscripts and flyers were tedious and most of the scribes of the day were employed by the church.

Necessity is the mother of invention as they say and the obligation to create a faster means of sharing information was a significant need. There was a demand for books from the post-Black Death era, and Johannes Gutenberg saw his opening.

A goldsmith by trade, Gutenberg new how to shape metal which allowed him to create his type pieces in easy to use lead-based alloys. The Latin Alphabet was also easier to use than logographic systems like Chinese characters and Japanese Kanji. All you needed was 26 characters, not hundreds to create any word.

There was the development of another technology that helped make the printing press possible and that was the ability to mass produce paper instead of parchment. By the 14 th century, numerous paper making centers were popping up in Italy and Germany. The cost of making paper also dropped.

The last technological hump was the inks used. Paper was not a good fit with the standard water-based inks as they bled too much. What Gutenberg did was to create oil-based ink which worked well with the metal typesetting he invented.

The Printing Revolution as it is called exploded throughout Europe in just a few years. Staring in Gutenberg’s shop in Mainz, Germany in 1439, within 40 years there were 110 places in the continent. In the sixty years after the first page was run, close to 20 million copies were produced.

The effect on European life was enormous. Martin Luther’s tracts from his Ninety-Five Thesis of 1517 were reproduced over 300,000 times. The Protestant Reformation would never have gotten as far as it did without the printing press.

Theological questions could be shared with the masses, science could be passed on to be contemplated upon, newspapers began to pop up conveying recent news.

What many historians point out as one of the greatest outcomes of the invention of the printing press is the democratization of knowledge. No longer did you have to belong to the nobility to access education, no longer did you have to be wealthy, but more importantly, the Church and the State would no longer be able to control what you could read or learn about, although they most certainly tried.

With the increased access to knowledge, you begin to see the rise of local languages and the decline of Latin giving even more people the ability to learn. The economies of the countries who embraced the printing press were also significantly improved. You could now share manuals on how to build bridges, buildings, or how to do double-entry bookkeeping. The spreading of knowledge would not have another explosion like the invention of the printing press until the creating of the Internet in the 20 th century.

Of course, the Gutenberg press was only the start of the printing revolution. Newer, faster printers came online allowing for more print to come out of each shop at lower costs. In 1814, The Times of London produced 1,110 impression2 per hour. By 1920, with the Platen Press, they could triple the output.

The invention by Johannes Gutenberg changed the world and still has a major impact on us.

Now to the Put It into Perspective segment of the podcast. In 1439, Pope Pius III was born, The Battle of Grotnik was fought where Wladyslav III crushed the Hussites in Poland and the town of Plymouth, England was the first town incorporated by the British Parliament.

Next up, is another earth-shattering event that changed the world forever, the Industrial Revolution.

Power Loom

Prior to 1760, most manufacturing was done in homes or small shops using simple tools or in rare instances machines. Life was simple but challenging, and most people were poor. The average person lived in a small village or town, and their lives were focused on farming. A fundamental change in the everyday lives of everyone was about to change, and the transformation began in Great Britain.

There are many reasons why England was the birthplace of the Industrial Revolution. First, it was politically stable, and it was an island where wars were not being fought all the time like on the continent. It was also a colonial power which gave it access to raw materials that others could not gather. Britain also had enormous deposits of coal and iron ore which is crucial to industrialization.

The first industry to be transformed was in textiles. Previously, merchants would drop off raw materials to the small shops and homes and pick up the finished goods. This was an inefficient way to provide products and limited supply as well as being relatively expensive. With the invention of the spinning jenny by James Hargreaves in 1764 an individual could produce multiple spools of thread in the same time they could create one. The power loom was developed in the 1780’s whereby vast quantities of cloth could be made.

In 1712, Thomas Newcomen created the first practical steam engine. In the 1770’s James Watt significantly improved it which made steam available to power machinery, trains, and ships to transport goods around the world. To understand the ramifications, we look at the amount of raw cotton imported into Britain. In 1750, 2.5 million pounds of raw cotton entered the ports, 37 years later, it was 22 million pounds, and by 1850 it was 588 million pounds.

With all of this production came an increase in the average wage of a worker. An English worker in Lancashire made six times the amount of salary than the cottage industry worker in India did. With more money comes an increased buying power.

Other industries that saw explosions in efficiency and manufacturing capabilities included iron making and the creation of machine tools.

With these improvements also comes some adverse side effects. The conditions that the workers who labored in the newer, bigger shops and factories were at times, horrific and very dangerous. It led to some riots in England as the people who used to work in their cottages rebelled against the changes. Those who opposed the revolution were often times called Luddites. Here is a quote I found in my research. “The word “Luddite” refers to a person who is opposed to technological change. The term is derived from a group of early 19 th century English workers who attacked factories and destroyed machinery as a means of protest. They were supposedly led by a man named Ned Ludd, though he may have been an apocryphal figure.”

Transportation was transformed from horse-drawn wagons and boats transporting goods to steam locomotives and steam-powered ships moving greater piles of product faster and further than ever before. Not only that, but people could travel further and further away from their home bases. By 1850, Great Britain had over 6,000 miles of railroads. In Russia, a country vastly more massive than its counterpart had about 570 miles. This gap continued for decades.

There is so much more that happened due to the Industrial Revolution including improvements in chemicals, cement, gas lights, glass making, agriculture, mining, transportation, roads, and railways. But the real change was in the standard of living.

According to economist Robert E. Lucas Jr., “for the first time in history, the living standards of the masses of ordinary people have begun to undergo sustained growth… Nothing remotely like this economic behavior is mentioned by the classical economists, even as a theoretical possibility.” It didn’t happen overnight, but net wages did rise substantially over the years, and the life expectancy of children showed dramatic increases. In London for instance, the number of children who died before the age of five went from a staggering 74.5% in the years between 1730-1749 to 31.8% in the years between 1810-1829.

I could go on and on for days about all of the changes in society caused by the Industrial Revolution, but this is not the time and place for that. Maybe someone will do a podcast solely on the topic, which is something I certainly would listen to.

We’ve talked a lot about the changes in Great Britain due to the improved industrialization, but other countries followed suit quickly after that. Surprisingly, Belgium was the second country to benefit from the change. France was next followed by Germany which became a powerhouse in the chemical industry along with countries like Sweden, Japan, and of course the United States.

This information begs the question, ‘Why did the Industrial Revolution begin in Europe and not places like China, India and the Middle East which all were far more advanced in the year 1500 than their counterpart?’ Some historians believe that the advent of the printing press was one of the impetuses behind Europe’s dominance. It allowed manuals to be constructed to educate people about the new technologies. Others dismiss this as they cite historical data showing the other countries having printing presses as well. The one theory that seems to answer the question best is that Europe had so many different countries and languages that there was a competitive edge, trying to outdo your neighbor that gave the Europeans the will to innovate.

According to David Landes in his work “The Unbound Prometheus,” there were six reasons (1) The period of peace and stability which followed the unification of England and Scotland (2) no trade barriers between England and Scotland (3) the rule of law (enforcing property rights and respecting the sanctity of contracts) (4) a straightforward legal system that allowed the formation of joint-stock companies (corporations) (5) absence of tolls, which had largely disappeared from Britain by the 15th century, but were an extreme burden on goods elsewhere in the world, and (6) a free market (capitalism).

Another theory is that Great Britain had what is called, the Protestant Work Ethic which espoused hard work, discipline, and frugality. This is hotly debated but is a palatable theory based on the information we have.

First off, we have 15 points to give out based on the number of people involved in the event. While the printing press invention was started by one man and spread to a few thousand pretty quickly, the Industrial Revolution had hundreds of inventions involving millions of people. 15 points go to it with 5 going to the Guttenberg’s press.

Twenty points need to be doled out based on how the event affected the world at the time. One cannot diminish the immediate impact of the printing press on Europe while the Industrial Revolution took some time before it spread from Great Britain to the rest of the world. For these reasons, I’m giving the printing press 20 with 12 going to the revolution.

Next up is the 25 points for the long-term impact on the world. The invention of the printing press changed our world, mostly for the better. It made the spread of knowledge available to everyone. You no longer needed to be wealthy or connected to learn things, you just needed to know how to read. The Industrial Revolution though changed everything. People were lifted up from day to day existence worrying about how to feed you and your family to a world where you can travel almost anywhere and enjoy a far better lifestyle than our ancestors. For these reasons, I give the Industrial Revolution 25 points and the invention of the printing press 20.

Now for the big points, 40 for the immediate effect on the country or countries involved. While the press did have an almost immediate impact, the Industrial Revolution from its beginning in 1760 to its end between 1820 to 1840, drastically changed nearly everything. Industrial Revolution 40, printing press 35.

Our totals in today’s Historical Event battle is the Invention of the Printing Press 80, the Industrial Revolution 92. The winner will face off against World War I.

Please support our sponsor by visiting their website, Knowledge Through Solutions. They have the most complete and balanced electrolytes on the market today, Synerplex ® Reviveand Sports. They also have a unique amino acid complex (Synerplex ® Enchance) with probiotics and prebiotics and the only Euterpe precatoria species of Acai in a capsule, Synerplex ® Acai.


Telegraph:

Although Samuel F.B. More didn’t technically invent the electric telegraph, since many others had claimed to invent the first electric telegraph by 1838, Morse was the first to get federal funding for the invention. The telegraph was important because it allowed people to communicate quickly over long distances by transmitting electrical signals over a wire laid between stations. In 1843, Morse built a telegraph system from Washington D.C. to Baltimore, Maryland with financial support of Congress and he sent the first telegraphic message on May 24, 1844, which said “What hath God wrought?”


The Birthplace of the American Industrial Revolution

Paterson, New Jersey, holds a unique place in history. It was here, in America's first planned industrial city, that the Industrial Revolution got a foothold in the New World. Centered around the Great Falls of the Passaic River, Paterson pioneered methods for harnessing water power for industrial use. In Paterson, many of the manufactories that enabled the young United States to become an economic player on the world stage, were established and promoted. In the process, Paterson experienced all the economic highs and lows that can befall an industrial center.

This area was first inhabited by the Lenni Lenape, followed by Dutch settlers in the 17th century. Fourteen Dutch families established themselves here, later dividing up their 100-acre plots of land into smaller farm units. Almost 80 years later, in 1792, the area would be transformed due to the vision of one man.

Portrait of Alexander Hamilton

After the Revolutionary War ended, Alexander Hamilton began promoting his views on the economic needs of the new nation. He was concerned over the lack of industry in the United States during colonial times, it was prohibited by English law. Hamilton believed that a strong industrial system was the best way to help the United States gain financial independence and become a world presence.

After Hamilton was appointed the United States' first Secretary of the Treasury, he continued to advocate for the establishment of industry in America. Toward that end he co-founded the "Society for Establishing Usefull Manufactures" (S.U.M.), a manufacturing society that would be operated by private interests, but would have the support of government. The charter for S.U.M. called for the society to both manufacture goods and trade in them as well. This was the entity that, in 1792, purchased 700 acres of land above and below the Great Falls and established the city of Paterson, named for New Jersey Governor William Paterson Paterson was an ardent supporter of Hamilton's plans and he signed S.U.M.'s charter in November of 1791.

Image of Pierre L'Enfant in the U.S. Capitol

Paterson's early years were marred by financial and personnel difficulties. Over-speculation on the part of S.U.M.'s directors, and a temperamental civil engineer (Pierre Charles L'Enfant - designer of Washington, D.C.), hired to design the city, plagued the enterprise. Despite these problems, the first cotton mill was built shortly after the land was purchased water power was not yet available, so the "Bull Mill" was operated by ox-power. When the first raceway was built in early 1794, the power of the river was first used, and a second cotton mill opened later that year. The town boomed during the War of 1812, and then suffered a setback after the war ended, as foreign textiles became more easily obtained.

Later, more raceways provided more extensive access to water, allowing for more mills to be built. As the years progressed, manufacturing in Paterson became more diversified - in addition to cotton and wool textiles, Paterson began building railroad locomotives, making paper, and producing rope, hemp, and even firearms. This diversification proved to be key to Paterson's success, although all these industries were affected by changing levels of supply and demand that influenced all areas of life. Opportunities for workers were further affected by influxes of immigrants from Ireland, England, France, Russia, Poland, Germany, and other parts of the world.

The height of Paterson's industrial strength came in the 1890s. Although there had been silk mills in Paterson since the mid-1800s, silk production became more dominant. By the end of the 19th century, the silk industry had earned the city its nickname, "Silk City". In 1913, Paterson became a focal point of the labor movement when silk mill workers struck for six months, demanding improved working conditions and an eight-hour workday. Although it failed, the 1913 Silk Strike focused national attention on the plight of mill workers and eventually contributed to later improvements to working conditions nationwide.

As happened with most other Northeastern industrial cities, Paterson's fortunes continued on an uneven course through the twentieth century. The Great Depression hit the city hard, as did the manufacturing slump that came after World War II. The post-World War II years would see most of the mills and factories shuttering their doors, even as more workers arrived some were African-Americans from the South, others came from other parts of the world.

In 1945, S.U.M., the society that started it all, sold its charter and all of its remaining property to the City of Paterson. After 153 years, S.U.M. had not realized its original dream of becoming a manufacturer and trader of goods. It had succeeded, however, in establishing a center for others to come and seek their fortunes in the power provided by the Passaic River and the Great Falls. Ultimately, Paterson would fall victim to the economic uncertainties that have affected other industrial centers. By the 1960s, Paterson's fortunes had waned, with only a few cotton mills still operating. A grass-roots group, spearheaded by Mary Ellen Kramer, wife of then-Mayor Lawrence "Pat" Kramer, began working towards re-vitalizing the downtown and Great Falls sections of Paterson. Their efforts led to the Great Falls/S.U.M. areas to be placed on the Department of the Interior's National Register of Historic Places, the preservation of some of the historic buildings within the Historic District, and attracted attention from federal entities such as the Smithsonian Institution and the National Park Service. Through the 1970s, the area continued to gain more national recognition the Great Falls were declared a National Landmark in 1976, and in 1977, the power and raceway system were named a National Civil and Mechanical Engineering Landmark.

These milestones led to plans to create a national park with the Great Falls at its center. It would not only protect this natural wonder, but it would encompass the surrounding district with its stories of mills and factories, pioneering technology, and the changing faces of Paterson's workers and residents. On November 7, 2011, after decades of work, Paterson Great Falls National Historical Park was dedicated as the 397th unit in the National Park System. Paterson's story has not ended. While the Great Falls no longer provide power to the now-silent mills, they will once again serve the city of Paterson by telling the world of the contributions and innovations that began here.


Ver el vídeo: La Revolución Industrial en 7 minutos (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Acey

    Lo siento, pero en mi opinión, estás equivocado. Estoy seguro.

  2. Mikagis

    Por supuesto, me disculpo por el oftópico. TS, ¿su recurso no está en el blogun? Si estás allí, intentaré buscarte allí. Me gustó el sitio. Si en el tema, entonces me entiendes.

  3. Atum

    los felicito, el mensaje admirable

  4. Isadoro

    Lo siento, eso ha interferido ... Entiendo esta pregunta. Invito a la discusión.

  5. Moses

    ¿Qué está planeando?

  6. Mitchell

    Esta versión se ha vuelto anticuada



Escribe un mensaje